Conocer una comisaría marroquí por dentro: hecho

Algunos días duermes, te levantas y te parece que la vida es bella, tranquila, que todo está en su sitio…


Son días en los que puede hacer un poco más de frío de lo normal, qué agradable, voy a coger una rebequita, piensas, y voy a desayunar cinco veces más que en casa porque está incluido en el precio. Si hubiera paella también me la comía… Y entonces el empleado del riad se pone sus ropas del desierto para agradar a Guillermito. Y te ríes. Todos reímos.
Y sales a pasear, sin pasaporte, sin preocupaciones, en calma… Y comes así de bien…

Te haces fotos en los monumentos emblemáticos y en los principales lugares de interés de Marrakech… Mezquita Koutoubia: hecho; 

Plaza Jamaa el Fna: hecho; zoco: hecho;

Sección chorizos de Carrefour: hecho.

Y coges un taxi y empieza un regateo infernal, que sí, que no, jijijaja, qué típico y qué coñazo bonito, y al final el taxista te lleva…

…pero a otro sitio que no es el que le imdicaste, y te pide más dinero, le dices que se vaya a tomar por c amablemente que ésa no es la dirección, pero él venga a pedir, y tú, amablemente, que nones. Te bajas del coche, portazo mediante. La cosa se pone cada vez más tensa. El volumen de la discusión sube y atrae a mucha gente. Y entonces… el taxista coge el móvil para sacarle una foto a Guillermito. Por joder. Se oye CLIC.
Se hace un silencio.

Guille padre se pone muy rojo. Luego súper verde. Se convierte en el increíble Hulk y, en un inglés de Oxford (siempre que Oxford signifique Los Chichos), explota: ¡¡NO-FOTO-TU- MAI-SON!!! Y se lanza a quitarle el móvil al imbécil taxista.

Forcejeo Guille-taxista, el taxista grita que somos unos RACISTS, a quien lo quiera oír, aunque no tendría que gritar, a esas alturas tenemos a medio pueblo encima. Mientras Guillermito saluda, mano en alto, y lanza besos al taxista, Guille, que ha visto todas las ediciones de Gran Hermano y tiene la pelea ganada dialécticamente, aúlla otra vez ¡Nofototumaisón! Y decide meter medio cuerpo por la ventanilla del taxi y quitarle las llaves. Taxista levanta mano, que le va a pegar, que le pega, que le peg…

Y en ese momento llegan dos policías. Acojone general. Tumulto empieza a dispersarse. Nosotros que decimos que se nos está haciendo tarde, que ya si eso le perdonamos todo al taxista. La policía que de eso nada, que estamos detenidos y que nos vamos, todos, a comisaría.
– ¿Pasaportes? 
– Esto… es que cuando metí la rebequita en el bolso ya no tenía sitio y…
– Abra el bolso. ¿Qué es ese olor?
– Brócoli, agente.
– ¿Y el bote de alcohol?
– Es que aquí hay mucha bacteria y… (¡RAAACIST!, se oye por detrás)
– ¿Y ese papel?
– …de la despedida de soltera de mi hermana Justa, que se va a casar con uno que se llama OPE, como Ope de Vega. Si eso nos vamos yendo que el niño tiene que comer…

Comisaría marroquí por dentro: hecho.

Después de tomarnos declaración salimos e hicimos estas fotos con unos señores desconocidos. Anonadamiento general. Y desde entonces nos saludan en el barrio. Con respeto.

Ir a la barra de herramientas