Ir a la barra de herramientas

Llegamos a Rabat. Fresco pero ni punto de comparación con Madrid. Bonito. Mucho más de lo que recordaba. El hotel también. Hay dos muy agradecidos de tener un lugar donde hacer el cabrito.