Llegamos a Rabat. Fresco pero ni punto de comparación con Madrid. Bonito. Mucho más de lo que recordaba. El hotel también. Hay dos muy agradecidos de tener un lugar donde hacer el cabrito.

Ir a la barra de herramientas