Bueeeno, me gustaría, tres días después de estar en Lanzarote, contar que hemos visto algo más que el Hiperdino de la calle de en frente. Lo más triste es que nos lo estamos pasando muy bien. A ver si mañana los meto a camino.

Así que, consejo solicitado número uno si vas a Lanzarote: Una parte del tiempo hay que dedicarla a ver, descubrir y aprender (un tercio sería suficiente, de modo que si estás tres días sea uno, y si estás nueve, tres). Luego ya nos quedarían dos tercios del tiempo para comer y piscinear.