Ir a la barra de herramientas

Si Franco levantara la cabeza

Españoles, Franco no ha muerto. Lo hemos visto en un pueblo marroquí llamado Chefchaouen donde va contando, a quien lo quiera escuchar, que ha venido aquí  a terminar sus días como los viejos elefantes. Y en el mismo sitio donde inició el Alzamiento.
Mientras espera que cierre sus ojos la Postrera, se dedica a aporrear la pandereta junto a un viejo legionario que se despistó de la Marcha Verde y de paso se saca unos dirhams para Mirindas.
Franco, ese hombre, pasa las horas muertas en la plaza del pueblo, y desde allí nos ha pedido que transmitamos este mensaje: «Ojito, que cada vez que veo cómo va España me entran ganas de volver a liarla parda, ¡y eso que yo lo dejé todo atado y bien atado!».