Una de Quina y otra de harina

¿Y si no me apetece pasar el control de pasaportes? Fue lo primero que dijo Quina, poniendo los puntos sobre las íes, al tiempo que poniendo los pies en Marrakech.

Un soborno a tiempo, y la perspectiva de un mundo entero más allá de Juan Gopar, evitaron que el rey Juan Carlos tuviera que volver al país para pedir nuevos indultos.
Y Quina, después de perder la cartera, decidió darse un capricho.

2 Replies to “Una de Quina y otra de harina”

Comments are closed.

Ir a la barra de herramientas